Cada bebé podría tener su mapa genético.

Los Institutos Nacionales de Salud están comenzando un programa para realizar a miles de recién nacidos que hayan sido inscriptos, un mapa completo de su genoma. Lo que todavía no sabe el gobierno es si esa catarata de datos será útil o si se sobrecargará el sistema con millones de datos innecesarios.